En Medellín las personas desaparecidas tienen rostro

Fotografía TeleMedellín.

Fotografía TeleMedellín.

Darles un alivio a las familias es el principal objetivo del Plan Integral de Búsqueda de Personas dadas por desaparecidas en el marco del conflicto del conflicto social y armado que ha sufrido el país, que adelanta la Subsecretaría de Derechos Humanos de la Alcaldía de Medellín.

“Esta estrategia de la alcaldía es mucho más que un plan integral de búsqueda de personas. Consiste en apoyar el trabajo de búsqueda de la Fiscalía General de la Nación para darles un alivio a las familias y encontrar a sus seres queridos”, explica Carlos Alberto Arcila, Subsecretario de Derechos Humanos de Alcaldía de Medellín.

Este plan tiene dentro de su metodología el diagnóstico, la identificación de las huellas genéticas del ADN en clave del proceso judicial y la Alcaldía asiste todo el proceso de caracterización, acompañamiento psicológico y jurídico a las víctimas.

Adicionalmente, la Alcaldía de Medellín ha construido un mausoleo llamado “Ausencias que te nombran” donde son depositados dignamente los restos de las personas que han sido identificadas para que las familias puedan elaborar todo el proceso privado de ritos litúrgicos y de memoria, fundamentales para la reparación, justicia y verdad.

La finalidad del programa es darle rostro a los desaparecidos para no olvidarlos, para pedir el pronto regreso de los que aún no han sido hallados, por eso, es un compromiso interinstitucional desde la alcaldía la elaboración de las rutas de atención, acompañamiento, sensibilización, la socialización y visibilización.

En Colombia se tienen registros de más de 86.000 desaparecidos, un gran porcentaje son cifras registradas en Antioquia. En Medellín se tienen registros de 40 soldados desaparecidos, 12 policías y 2.977 civiles. Se han logrado identificar a más de 300 personas, las campañas han permitido que más de 180 familias pudieran reclamar los cuerpos de sus seres queridos. En el 2019, se han reportado 16 hallazgos.

Nos duele todos los desaparecidos y por eso estamos buscando a los de la policía, a los miembros del ejército, de la rama judicial y por supuesto las personas de la sociedad civil. Además Es una medida judicial complementaria a la búsqueda humanitaria de la Ley de Justicia y Paz, con la que hemos creado una mesa de trabajo con miembros de los actores armados que ayuden en la búsqueda. Una anécdota positiva, es haber hallado después de muchos años a un desaparecido vivo, fue militante de un grupo armado ilegal en proceso de reincorporación a la sociedad civil”, expresa Arcila.

Por su parte Maribel Giraldo Restrepo, a quien su padre desaparecieron en el marco del conflicto colombiano, comenta que “Desde domingo 14 de marzo de 2004 no sabíamos nada de nuestro padre. Decidimos acudir a la Fiscalía, y cuando ésta nos llamó nos llamó a pedir la declaración, fuimos orientados. A los nueve meses nos volvieron a llamar para que asistiéramos a desenterrar unos cuerpos que permanecían en el cementerio entre los que probablemente estaba mi papá. Luego nos hicimos las pruebas con mi hermanita Erika y posteriormente nos entregaron los restos. Nos dijeron que teníamos que estar 3 días en la fiscalía 10, 11 y 12 de octubre. El primer día, nos presentaron a los doctores, los fiscales a las personas de la alcaldía, los psicólogos, con mucha gente con la que estuvimos hablando. El segundo día, con el psicólogo y la alcaldía y de la fiscalía hicimos unas actividades: escribimos cartas para mi papá y a las 3 de la tarde nos entregaron los restos. Ya el día siguiente fue la entrega oficial y sepultura en medio de una ceremonia muy bonita: Todos los funcionarios estuvieron muy pendientes de nosotros, la ceremonia fue bonita con misa y uno podía hablar y expresar lo que sentía. Yo estaba muy sensible, estaba muy llorona, yo lloré mucho ese día, más que todos mis hermanitos. Antes no sabíamos que hacer o como hacer el proceso, ya con la información de la fiscalía lo logramos. Ahora es diferente, no teníamos a quien llorar o venir a visitar en la tumba”.

La ciudad de Medellín ha atravesado por formas de violencia muy fuertes. En el actual marco del conflicto se prioriza los casos de búsqueda de personas dadas por desaparecidas desde 1980, debido a que en esa época aún no estaba tipificada penalmente en la ley, solo hasta el 2003 se establece la figura penal. Se viene entonces con  la fiscalía haciendo un mapeo que permita fortalecer otras estrategias para encontrarlos.

El proceso de búsqueda y hallazgo es doloroso para cualquier familiar, pero encontrar los restos permite la elaboración del duelo familiar. Cuando no se tiene certeza de la ubicación del desaparecido existe otra estrategia de la Alcaldía de Medellín y es el acompañamiento psicológico del duelo sin cuerpo, es todo un ejercicio que ayuda a superar o mejorar condiciones emocionales de las familias que siguen luchando por hallarlos.

Si bien el fenómeno de la desaparición forzada continúa presentándose en el país, la apuesta de la alcaldía seguirá siendo darle rostro a los desaparecidos.