La Escuela de Música Montecarlo, Las Nieves, Comuna 3 Manrique

La Escuela de Música Montecarlo, Las Nieves, Comuna 3 Manrique es una de las 13 escuelas de cuerdas frotadas con que cuenta el programa Red de Escuelas de Música de Medellín. Fue fundada el 7 de Febrero de 1998 y está ubicada en el barrio Manrique las Nieves de la Comuna 3.

Hacen parte de ella 155 niños, niñas y jóvenes con edades entre los 7 y 24 años, se desarrollan procesos de formación musical por ciclos y niveles en las áreas de integración y desempeño, iniciación musical, formación instrumental, teoría de música, expresión y escena, con contenidos en desarrollo socio-afectivo, valores ciudadanos, lenguaje musical, expresión corporal, pedagogía coral, conjunto instrumental y técnica instrumental en violín, viola, violonchelo y contrabajo.

La red funciona como un programa de la alcaldía de Medellín, de la Secretaría de Cultura, es completamente gratuito. Los jóvenes y niños tienen en su barrio  una planta de profesores profesionales en cada instrumento, tienen clase de teoría musical, de expresión corporal, de coros. Prácticamente esto ha cambiado ha cambiado la vida de niños y jóvenes que llegan a encontrar otra alternativa que lo que ofrece es muy pesado. (Gabriel Caro, Director de Música de la Escuela Las Nieves).

Por su parte John Jairo Martínez, de la Dirección de Escuela de Música, Secretaría de Cultura Ciudadana manifiesta: “La escuela de música es un trabajo mancomunado entre la Secretaría de Cultura Ciudadana y la Universidad de Antioquia; a través de este programa le damos un espacio a toda la comunidad para que sirva de aporte social, para el enriquecimiento a las actividades que tienen los chicos en su tiempo libre. Nosotros pretendemos con la red y este programa que los chicos a través de la música sepan contribuir a la labor social como miembros de una comunidad, sea un espacio de convivencia, tolerancia y de equidad, donde ellos a través de su interpretación  de un instrumento y cuando conforman sus agrupaciones, con el canto, sean unas personas distintas, donde los tengamos alejados de tantas problemáticas sociales que tenemos”.

El joven Santiago Córdoba, beneficiario de la escuela menciona: “La verdad me gusta mucho la música porque la música lo ayuda a uno a desestresarse, a pensar en cosas distintas, incluso a formar cosas nuevas. Esto también ha cambiado muchas cosas en mi vida, por ejemplo ya no tengo que estar todo el día en mi casa encerrado, no es que no me guste, sino que por lo menos hago una cosa distinta y no me vuelvo una persona sedentaria.”

Para Miguel Ángel Londoño la música ha cambiado su vida: “Encontré en la música como una identidad, como un propósito, como sí la música fuera parte de todo, inclusive que ahora ya puedo decir que soy parte de la música y que la música es parte de mí. A veces no nos encontramos con el entorno más adecuado para formarnos como personas, pero lugares como estos, cambian eso y nos brindan caminos donde conocemos muy buenas personas, conocemos muy buenos proyectos y buenos lugares y por eso armamos y construimos un proyecto de vida que no solo es buenos para nosotros, sino también para vivir en comunidad y convivir con las demás personas. Me ha servido como mi eterna compañía, mi eterna felicidad mi eterna tristeza. La música se ha vuelto todo para mí y mucho de lo que he logrado se lo debo a esta escuela.”

Las Escuelas de Música, sus Grupos Musicales y los escenarios de creación y reflexión, son entornos musicales para encontrarnos socialmente, son escenarios de construcción colectiva, participativa e incluyente desde la imaginación, la interpretación, la investigación, la creación. Aquí niños, niñas, adolescentes y jóvenes tienen accesos a la formación musical, se reconocen como miembros de sus comunidad activos y referentes positivos que transforman.