Huertas Urbanas y Rurales, una fuerte alternativa contra la inseguridad alimentaria en Medellín

Foto Esneyder Gutiérrez | El Tiempo

Foto Esneyder Gutiérrez | El Tiempo

En el Día mundial de la Alimentación Saludable, la administración municipal de la ciudad de Medellín ofrece un balance general de las apuestas para combatir la inseguridad alimentaria; entendiendo este tipo de incertidumbre como el acceso a productos indispensables para la alimentación o la dificultad de tener los nutrientes necesarios en la comida diaria de una persona de acuerdo a su edad.

Para la alcaldía municipal, la estrategia es una sola: disminuir la inseguridad alimentaria.

La promoción de las huertas urbanas y rurales, la capacitación permanente para la preparación de alimentos más saludables son indispensables en este programa. El ejemplo más palpable para valorar esta estrategia es que al día de hoy existen casos exitosos de familias que aprendieron a cocinar Crepes Vegetarianos, estos alimentos son destinados para las cenas o para los almuerzos de toda la familia, lo sorprendente de esta estrategia es que estos alimentos son producidos en sus propias huertas. Anteriormente estas familias no veían una utilidad clara al resultado de la siembra, hoy con el acompañamiento y la capacitación de especialistas en cocina descubrieron las habilidades para la su posterior preparación. 

Dice Paulina Suárez, de la Secretaría de Inclusión Social, Familia y Derechos Humanos que las demás estrategias para atacar de manera frontal la inseguridad alimentaria son los centros vida gerontológicos, consisten en lugares donde los adultos mayores pasan el día en actividades de ocio sano, además reciben el 47 % de sus necesidades nutricionales. Por supuesto, los restaurantes escolares con amplia cobertura en toda la ciudad permiten que nuestros niños y niñas tengan acceso alimenticio durante su jornada escolar, de esta manera se garantiza la permanencia en la escuela y se pone en funcionamiento el potencial de la estrategia de la alcaldía de Medellín para disminuir la inseguridad alimentaria y la sensación de hambre. En palabras de Paulina Suárez, esta ciudad le apunta a disminuir las brechas sociales y económicas ara que la pobreza se empiece a erradicar desde un principio fundamental que es el no tener hambre. 

Continúa Paulina Suárez mencionando que en la ciudad de Medellín, durante la administración del Federico Gutiérrez le han apostado a darles herramientas a las familias más vulnerables para mejorar el acceso a alimentos esenciales. Hoy se puede decir que se cuenta con más de 3500 huertas, con sus respectivos insumos, el apoyo técnico. El logro es tal, que algunas de estas huertas ya producen excedentes, esto ha permitido a las familias venderlo y usar esos recursos en el fortalecimiento de la economía del hogar. La Alcaldía denomina a este fenómeno Subsidio Condicionado; el estado brinda todas las herramientas y las familias de manera corresponsable se comprometen a recibir las ayudas, generar beneficios. 

De las experiencias más exitosas de esta estrategia han sido que algunas de las familias han tenido un ahorro de $ 72.000 en sus canasta familia básica mensual, lo que les permite acceder a otro tipo de alimentos. 

Un dato adicional es que con el Sistema Agroalimentario se han generado suficientes excedentes para mejorar la economía de muchos hogares, tanto así, que el impacto llega a siete puntos sobre la inseguridad alimentaria de toda la ciudad desde el 2015 a la fecha; siete puntos en la seguridad alimentaria es una apuesta contúndete para reducir el hambre en  Medellín. 

En consonancia con ser la Sede para la Latinoamérica de la cuarta Revolución Industrial, Paulina Suárez explica, que gracias al mapeo de hogares y al cruce de datos con otros programas sociales se logra identificar las zonas más vulnerables o con mayores índices de inseguridad alimentaria, por eso, se sembraron 3.500 huertas caseras o comunitarias para reducir la brecha o dificultades de acceso a la comida que tienen las familias más vulnerables de la ciudad, en cierta medida, son las comunas 1-2-3-4. El impacto también se multiplica en los corregimientos equivalentes al 70 % de la ruralidad de nuestra ciudad. 

A la fecha no se había hecho un inversión de tal magnitud, los resultados demuestran los esfuerzos de este programa para fortalecer las huertas comunitarias y familiares.