Medellín, entre las balas y las mentiras del alcalde Federico Gutiérrez

La institucionalidad nunca tuvo la intención de controlar el Corregimiento de Altavista, Corregimiento de San Antonio de Prado, la Comuna 7- Robledo, la Comuna 15- Guayabal, la Comuna 16- Belén y la Comuna 13 San Javier de Medellín.

El Nodo Antioquia de la Coordinación Colombia Europa Estados Unidos, el Proceso Social de Garantías para la Labor de Líderes/as Sociales y Defensores/as de Derechos Humanos y el Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado- Capítulo Antioquia, manifestamos nuestra gran preocupación frente a la difícil situación que hoy vivimos en Medellín y que ya habíamos advertido en diversos informes, ruedas de prensa e interlocución con las autoridades locales.

El 25, 26 y 27 de abril de 2018, han sido días violentos en la ciudad, pero el problema no se refiere solo a estos tres días, ya que hemos registrado aumento desde el año 2015 de hechos como el homicidio, enfrentamientos, retenes, toques de queda impuestos por grupos paramilitares en por lo menos 12 barrios, paros armados urbanos- el más reciente ocurrió para las rutas integradas de Conducciones América y Floresta San Juan, situación que podría replicarse a otras comunas, como la 12 (barrios: La América, Floresta y Calazans)- además, se evidencia el interés de confrontación por el control de los Pesebreros, llamada por las autoridades Odín Robledo.

Lee el comunicado público por la situación de Medellin

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *