Carta de amor a la inteligencia en Medellín

_MG_8991

Del Movimiento de Pobladores a todas las academias y pensadores.

Esta ciudad también es nuestra, nosotros la construimos dos veces, de día fuimos mano de obra barata en los edificios del centro y el sur, y de noche fuimos los más felices constructores de nuestras viviendas en el norte, el oriente y el occidente. Dos veces hicimos posible con nuestro trabajo que esta ciudad existiera. Por eso sabemos que tenemos derecho a esta ciudad.

Medellín ha sido construida con el corazón, a veces desde la riqueza, y muchas otras desde la necesidad y la pobreza. Eso ha marcado el presente de esta ciudad, desigual, segregada, excluyente, y muchas veces violenta, a pesar de todo el amor que hemos puesto y seguiremos poniendo en su construcción.

En Medellín ha faltado inteligencia para ponernos de acuerdo en las soluciones a nuestros graves problemas. No es inteligente ser la más innovadora del mundo y a la vez una de las más inequitativas, no es inteligente querer desarrollar un distrito para la innovación tecnológica y los negocios y a la vez no ser capaz de pagar un precio justo por las viviendas, no es inteligente construir el puente urbano más grande del país y con engaños dejar sin vivienda a más de 1000 familias, no es inteligente diseñar un Metrocable sin pensar en las soluciones de vivienda digna para las 600 familias del barrio La Paralela, no puede ser inteligente esperar a que Moravia se incendie para luego impedir que 256 familias construyan de nuevo y no ofrecerles ninguna solución definitiva de vivienda, no es nada inteligente dejar que las familias pobres solucionen solas su problema de vivienda y a la vez acusarlas de ser informales y construir en alto riesgo, una sociedad no puede ser inteligente si luego de sufrir 30 años de guerra no se reconoce como víctima y no quiere la paz, Medellín no puede ser inteligente si es el ejemplo de desarrollo urbano para el país y a la vez tiene miles de familias en la más desesperante zozobra. El desarrollo no es inteligente si se edifica sobre el dolor.

Es por eso que ustedes, academia, académicos, pensadores, estudiosos, ustedes son muy importantes para ayudarnos a pensar y a construir la ciudad que queremos, una Medellín que puede ser innovadora, pujante, sostenible, pero sobre todo digna, popular, socialmente justa, incluyente y en paz; una tacita donde se podamos compartir el más refinado vino, pero también la más cálida aguapanela.

Esta es una carta de amor a las academias y los pensadores, porque les queremos enamorar. A nuestro lado posiblemente no serán famosos ni ganarán premios, incluso tendrán angustias, no será un romance perfecto; pero van a conocer un amor solidario, generoso, verdadero, de esos que hacen sonreír a los niños, que sirven de ejemplo a los jóvenes, que desata saludos, abrazos y agradecimientos sinceros. Es hora de que la academia y los pensadores se pongan de pie, salgan de las oficinas y los claustros, para caminar con nosotros en los barrios, para que entre saberes y conocimientos construyamos una ciudad amorosa e inteligente.

Movimiento de Pobladores

Medellín 22 de septiembre 2017. Foro Alternativo Ciudades Dignas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *